lunes, 16 de mayo de 2011

Nihilista solitario. Neohippy solidaria.

ÉL: ¿Y Dios?

ELLA: ¿Qué?

ÉL: ¿También crees que está ahí viendo si te portas bien?

ELLA: No.

ÉL: Cuestión de fe. Así es como funciona todo.

ELLA: Parece que hay mucha gente disconforme, que hay un descontento general. Hasta parece que vivimos en una época muy humanista. Pero lo cierto es que el noventa por ciento de la población piensa que el mundo es como dice la televisión. Ni se paran a contemplar otras opciones.

ÉL: Y tú eres muy lista y estás en el diez por ciento restante.

ELLA: Lista no. Rara. Porque me esfuerzo por no aceptar lo que todo el mundo considera la normalidad, por no aceptar lo que me viene dado, por no ser la persona que me obligaban a ser.

ÉL: Es un esfuerzo estúpido. Yo llevo toda la vida convenciéndome de no ser lo que pensaba que me estaban obligando, para intentar ser algo que me parecía mejor. Cuando era pequeño, me convencí de que mis padres estaban en mi contra y no soportaba a los niños felices que no querían ser mayores. Cuando estaba en la Universidad, me convencí de que era hippy y no soportaba a los que creían en el sistema. Después de licenciarme, me convencí de que era un currante y no soportaba a los que seguían queriendo ser hippies. Después de conseguir trabajo, me convencí de que era de clase media y no soportaba a la clase obrera. Cuando me harté de la comodidad, me convencí de que era un hombre de campo y no soportaba a la gente que vivía en la ciudad. Desde que estoy aquí de vuelta, como no tengo contra quien rebotarme, estoy convenciéndome de que no me soporto a mi mismo, sea quien sea yo mismo.

ELLA: Yo podía estar dirigiendo la sucursal de un banco, pero ya ves: me convencí de invertir mi vida en ayudar a la gente, que aunque sea deficitario a nivel económico, compensa porque da otro tipo de beneficios: la sonrisa de un niño, por ejemplo.

ÉL: We are the world, we are the children.

ELLA: Tengo fe en que puede haber un mundo mejor y lucho por eso. ¿Te parece mal?

ÉL: Es un trabajo como otro cualquiera.

1 comentario:

  1. Muy buenas entradas, parece mentira que quede gente como tú por estos lares y a estas alturas...

    Gracias!

    ResponderEliminar