domingo, 22 de mayo de 2011

El despertar de la sociedad.

Me he pasado las dos últimas tardes en la plaza de mi ciudad donde está la acampada del movimiento Democracia Real. Bueno, en realidad, Democracia Real se ha desvinculado de ellos debido a los "continuos actos carentes de ética" (de los cuales, por cierto, yo no he observado ni uno). Pero a fin de cuentas es lo mismo: gente pensante con un espíritu rebelde que lucha por un objetivo común. Y eso es lo que importa.

A lo que iba. Ha sido realmente maravilloso. Por fin, por fin nos estamos indignando, y con la fuerza que desprende nuestra indignación, logramos despertar la de otras personas. Me ha sorprendido la gran capacidad de organización de quienes dirigen la acampada: carteles hechos a mano por todas partes, una pequeña biblioteca con libros donados por muchísima gente, una sala de estudio improvisada, actividades de cuentacuentos y de manualidades para los niños pequeños, actuaciones musicales y, finalmente, la gran Asamblea a las ocho de la tarde. Una Asamblea en la que no sólo hablan y deciden los cabecillas, como ocurre en la política actual, si no una Asamblea donde el micrófono es propiedad de todos y cada uno de los presentes. Nadie tiene por qué callarse lo que piensa, todo el mundo es libre de compartir con los demás sus críticas al sistema y las alternativas que proponen. Los aplausos y las aclamaciones se suceden tras cada cuatro o cinco frases dichas por la persona que esté hablando, como muestra de aprobación y dándole fuerzas para continuar. Esto sí que es una verdadera democracia, joder.

Mientras los partidos políticos se dedican a comprar el voto de los ciudadanos (o intentarlo, en cualquier caso) regalando florecitas, pulseras, camisetas y demás tonterías, Democracia Real despierta al pueblo mediante el diálogo, el debate, y la libertad de expresión como principal vehículo de ellos. Cientos de personas les demuestran su apoyo, ya sea aportando voluntariamente material a la acampada o mediante un simple, pero sincero, aplauso.

Sólo espero una cosa: que la revolución no termine hoy, que continúe a lo largo de todo el año (y más, si hace falta) mediante diversos actos y movilizaciones. Deseo con todas mis fuerzas que realmente estemos abriendo el camino hacia el principio del fin de esta ¿democracia? bipartidista, corrupta y subyugada a los intereses económicos de los peces gordos del sistema.

Nacimos insertos en una sociedad diseñada perfectamente por quienes tienen el poder para que no pensemos ni nos cuestionemos nada, distrayéndonos a través de un aparente bienestar mientras ellos se llenan los bolsillos a nuestra costa. Por favor, no permitamos que nos conviertan en robots. Neguémonos. Actuemos. ¡Rebelémonos!

3 comentarios:

  1. No sé si servirá de algo en estas elecciones pero lo importante es que el pueblo ha despertado. Desde este momento cuando la gente ya no pensará que no votar al PPSOE es tirar el voto, ahora la gente sabe que hay otras personas que piensan igual. Un pequeño paso pero muy importante a la par.

    Saludos desde els-relats.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Muchaaas gracias por pasarte!
    un besazo :)

    ResponderEliminar
  3. yo ya estaba hasta arriba de ver siempre por la tele: pp acusa al psoe de esto, psoe contesta conque ellos quieren aprovecharse para elecciones anticipadas, y viseversa, asi los mismos, exactamente iguales reportajes a diario olvidandose de nosotros, es hora del cambio pero de verdad
    tu blog es muy bueno, tambien te sigo =D

    ResponderEliminar