jueves, 19 de mayo de 2011

Democracia Real.

Tengo que admitir que estoy impresionada: no me esperaba en absoluto una cosa así de la sociedad de hoy en día. La resignación general, la facilidad para asimilar todo aquello que viene dado sin cuestionárselo y la evasión de la realidad mediante las fantasías televisivas son las principales características que llevo observando y criticando en esta sociedad desde hace bastante tiempo, lo cual hizo desaparecer absolutamente mi fe en que algún día lograríamos cambios en ella.



Pero, por una vez, me alegra reconocer que estaba equivocada. Hay mucha más gente disconforme con el sistema de la que yo me creía, gente que piensa y se cuestiona las bases de éste, siendo capaces así de destacar sus principales fallos y proponer alternativas para solucionarlos. Y no son cuatro pelagatos, señores, no hay más que ver algunos vídeos para darse cuenta de que, por lo menos en las ciudades grandes, son suficientes como para que nadie sea capaz de detenerlos.
Me acabo de informar acerca de la acampada de mi ciudad, y estoy decidida a sumarme mañana a ella. No pienso consentirme a mi misma el estar siempre poniendo verde esa apatía social que tanto me enerva, y no actuar al respecto cuando tengo ocasión.

Sin embargo, también me he indignado ante la cantidad de gente que critica el movimiento Democracia Real, la mayoría de la cual lo hace sin otros argumentos que no sean del tipo "los jóvenes, con tal de armar follón..." o "bah, sólo son una panda de anarquistas y comunistas disimulados". De todos modos, todas esas personas que se oponen a él son una evidente señal de su triunfo.

¿Sabéis por qué los critican? ¿Por qué los tachan de falsos y absurdos?
Yo os lo digo, amigos:
PORQUE LES TIENEN MIEDO. Y si han llegado a la conclusión de que este movimiento puede poner en peligro su maravilloso sistema de bienestar, es que realmente tiene poder como para conseguir algún cambio.
Intentan convencerse a si mismos y al resto de que esta gente no sabe lo que defiende, simplemente porque no son capaces de afrontar la verdad. Utilizan esa mentira para refugiarse de una realidad que los atormenta.

En fin, el ser humano siempre ha tenido miedo a lo distinto, a todo aquello que desconoce. Quienes no son capaces de superar ese miedo, deberían tratar de analizarlo todo desde fuera, intentar ser un poco objetivos y, si lo logran, tal vez consigan ver esta situación de otra manera. ¿Por qué les aterra tanto la posibilidad de un cambio?

La ignorancia es lo más cómodo que conozco, después del sofá de mi casa.

www.attac.tv/altermedia/

1 comentario:

  1. Es un movimiento necesario y no entiendo a la gente que teniendo posibilidades de unirse no lo hace; se está luchando por un objetivo común para todos los españoles independientemente del punto de vista ideológico. Esto último es lo que no entiende gente como la de Intereconomía que se empeña en creer que Rubalcaba ha organizado todo esto antes que pensar que es un movimiento espontáneo del pueblo.

    PD: Te sigo, un saludo desde
    els-relats.blogspot.com

    ResponderEliminar