jueves, 17 de febrero de 2011

Kurt Cobain.

Por mucho que me guste, sé reconocer que Kurt Cobain no era un virtuoso. No poseía una habilidad excepcional para tocar la guitarra, ni tenía una voz insólita. Tampoco se curraba los conciertos de la forma en que lo hacía Pink Floyd, por ejemplo.

Sin embargo, nada de eso tiene importancia. Tal vez Kurt no fuera esa clase de virtuoso. Pero por supuesto que era un un virtuoso y seguirá siéndolo hasta el día en que ya nadie lo escuche (si ese día llega). Cuando este desgarbado muchacho cantaba, de su voz brotaban ráfagas de emociones, pequeñas partículas de su triste interior, que echaban a volar e inundaban al público. Por eso, por mucho que se intente, nadie será capaz de tocar y cantar un tema suyo. O, al menos, no de la forma en la que él lo hacía.

Tal vez Kurt fuera una persona débil, pero es innegable que se volvía inmenso desde el mismo instante en el que ponía un pie sobre el escenario.


2 comentarios:

  1. Oh Kurt Cobain que recuerdos xD cuanta razon tienes y tu tambien tienes un buen gusto musical.

    ResponderEliminar
  2. A lo mejor puede que no fuese un virtuoso, pero el nevermind siempre se situa entre los 10 mejor cds de la historia. http://www.youtube.com/watch?v=pdXy75VrQho

    (de lo que más me gusta de ellos). Me encanta tu blog, te sigo :D

    ResponderEliminar